Con la última reforma fiscal cambiaron las escalas y tipos de gravamen de la base liquidable general y del ahorro. Así, al igual que el año pasado, en la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2016 hay que tener en cuenta la nueva tarifa aplicable, con tramos y tipos reducidos.

INGRESOS SALARIALES. Sobre la suma de los ingresos o base imponible se aplican una serie de retenciones. Los llamados tramos se establecen en función de los ingresos salariales y, sobre ellos, se aplican antes reducciones por las circunstancias personales de cada contribuyente.

Para el año 2016, en la parte general de la base imponible, hay un menor número de tipos marginales aplicables (entre el 19% y el 45%) y de tramos (cinco, en lugar de siete). Su distribución es progresiva, de forma que los tipos van aumentando conforme aumenta la renta del contribuyente.

La distribución de las tablas de IRPF para 2016 es la siguiente:

– de 0 a 12.450 € – 19%

– de 12.451 a 20.200 € – 24%

– de 20.201 a 35.200 € – 30%

– de 35.201 a 60.000€ – 37%

– Más de 60.001 € – 45%

A estas cantidades hay que restar, además, una serie de cantidades por el mínimo exento de tributar, que viene determinado por las circunstancias personales (los mínimos y máximos personales). Esto da lugar a la base liquidable.

El mínimo exento personal del contribuyente, tanto si presenta declaración conjunta como individual, asciende a 5.550 euros. A partir de ahí, la tabla del IRPF se aplicará de forma progresiva.